Read in English

Transacciones de bienes raíces

Las transacciones de bienes raíces están reguladas por las leyes federales, y la legislación y jurisprudencia estatal. Los requisitos establecidos por las leyes federales generalmente varían considerablemente de un estado a otro.

Los corredores de bienes raíces son contratados como representantes de un vendedor para localizar un comprador de la propiedad. El acuerdo puede ser abierto, en el que el corredor gana una comisión solamente después de encuentrar un comprador, o exclusivo, si el corredor es el único agente que tiene derecho a la comisión por encontrar un comprador.  En los acuerdos exclusivos, el corredor puede tener derecho a un pago aun en los casos en que el vendedor encuentre el comprador sin su ayuda. Los corredores y vendedores de bienes raíces tienen licencia y están regulados por la ley estatal. Las organizaciones profesionales también pueden establecer pautas adicionales.

La Ley Federal de Igualdad de Acceso a la Vivienda (Federal Fair Housing Act o FFHA, por sus siglas en inglés) prohíbe la discriminación en transacciones de bienes raíces por motivos de raza, color, religión, sexo o nacionalidad.

El acuerdo de venta entre el comprador y el vendedor de bienes raíces está regulado por los principios generales del derecho contractual. Las leyes sobre fraudes requieren que los contratos de propiedad inmueble se realicen por escrito.

En general, los contratos de bienes raíces exigen que el título de propiedad en venta sea comerciable. Esto quiere decir que el vendedor debe poseer prueba del título de la propiedad que está vendiendo, y no deben existir terceras partes con intereses ocultos sobre dicha propiedad.

Generalmente, el comprador emplea un abogado o una compañía de seguros de títulos inmobiliarios para investigar que el título de hecho sea comerciable. Las compañías de seguros de títulos inmobiliarios también aseguran  al comprador contra las pérdidas causadas por la invalidez del título.

Para aprobar el título, es necesario realizar una escritura con una descripción adecuada del terreno y trasmitir la propiedad. Algunos estados requieren que la escritura se registre oficialmente para establecer la posesión de la propiedad o dar aviso de su transferencia a futuros compradores.

El método más común para financiar las transacciones de bienes raíces es a través de una hipoteca.

 

El contenido de esta página fue desarrollado junto con el Instituto de Información Legal de la Facultad de Derecho de Cornell.