A Paso De Tortuga

Análisis del aumento de casos demorados en la Corte Suprema de Texas

Preparado por el personal de la Texas Watch Foundation

5 de marzo de 2008

Cuando los individuos, los propietarios de empresas, los pacientes o las familias recurren a los tribunales en busca de ayuda para resolver conflictos e impartir justicia, esperan, con legítimo derecho, una solución rápida y eficiente. Lamentablemente, la rapidez y la eficiencia son difíciles de encontrar en la Corte Suprema de Texas. Sin duda, el más alto tribunal de nuestro estado funciona a paso de tortuga, y mientras la Corte acumula cada vez más casos, los individuos y los propietarios de empresas quedan en el olvido.

Hemos examinado registros judiciales durante los últimos tres períodos y descubrimos que los casos se demoran en la Corte porque los jueces no trabajan con prontitud y el Presidente de la Corte Suprema no garantiza que ésta funcione de manera eficiente.

La Corte ha acumulado un número récord de casos demorados; de hecho, las investigaciones muestran que el número de casos pendientes por año ha aumentado más del 300% en la última década. Nuestra investigación indica que los miembros de la Corte Suprema de Texas están fallando al momento de satisfacer las exigencias de su agenda de casos.

En los últimos tres períodos, el número promedio de casos terminados por cada juez disminuyó en un 25%, mientras que el lapso promedio para redactar opiniones aumentó en un 31%. De hecho, no es poco común que los jueces emitan menos de cuatro opiniones firmadas por año y tampoco es inusual que tarden, en promedio, más de 18 meses en redactar una opinión. Entonces, la Corte en su totalidad está trabajando menos y, a la vez, se está tomando más tiempo para hacerlo.

Texas Watch, una organización no partidista de defensa del consumidor, descubrió varias tendencias alarmantes que demuestran que, en la Corte Suprema de Texas, realmente se está demorando la justicia:

  • La Corte tardó un promedio de 852 días (2.3 años) en resolver un caso en el período 2006-2007, 24% más que en el período 2004-2005.
  • Después de la exposición de los argumentos orales ante la Corte, los jueces tardaron un promedio de 416 días en redactar una opinión. Esto representa un aumento del 31% entre los períodos 2004-2005 y 2006-2007.
  • Los casos demorados de la Corte han aumentado de manera vertiginosa: de 14 en el año fiscal 2000 a 60 en el año fiscal 2007, un aumento del 328%.
  • La Corte ha dejado 72 casos pendientes durante más de un año. Y otros 31 casos han estado pendientes por más de dos años.

La mayoría de los casos que la Corte acepta para revisión son aquellos en los que un consumidor ha ganado en el primer nivel de apelación. Al retener estos casos por tanto tiempo, la Corte aumenta la probabilidad de que los pacientes lesionados no reciban compensación por el salario perdido y los gastos médicos, que los individuos se vean forzados a declararse en quiebra y que los casos que involucran a menores se retrasen. Y no sólo los individuos salen perjudicados; la confianza del público en la Corte Suprema de Texas también se deteriora.

Los contribuyentes tienen derecho a saber que sus recursos se utilizan eficientemente, y los individuos y las empresas con casos pendientes ante la Corte tienen derecho a esperar, para éstos, una resolución oportuna. Cada vez son más los casos que se demoran, algunos de los cuales descansan sobre el escritorio de la Corte por más de un año, y los jueces no pueden seguir el ritmo de las exigencias de su trabajo. Esto hace que, sin lugar a dudas, la Corte Suprema de Texas no llegue a cumplir con la obligación que tiene con los contribuyentes y litigantes de Texas.

Fuentes: