Acerca de fianzas

Escala de la imagen de la justicia

Cuatro estados (Illinois, Kentucky, Oregon y Wisconsin) no cuentan con fiadores judiciales. Las fianzas están permitidas, pero el poder legislativo de cada uno de ellos ha prohibido el negocio de proporcionar cauciones. Algunos de estos estados permiten el pago del 10% de la fianza, en lugar del monto total, y se paga al juzgado, no al fiador judicial.

Los fiadores judiciales se ganan la vida prestando dinero a las personas para la fianza. Normalmente, los demandados (o sus amigos o familiares) le pagan el 10% del monto total de la fianza al fiador judicial para que les conceda este préstamo. Este 10% son los honorarios del fiador judicial, que no se devuelve una vez que el caso termina.

Por ejemplo, si su fianza es de $10,000, usted le pagará $1,000 al fiador judicial. Luego, el fiador judicial le dará al juzgado una garantía de fianza por $10,000. Siempre y cuando usted comparezca ante el juzgado todas las veces requeridas, la garantía de fianza será disuelta al final del caso. De manera que la ganancia del fiador judicial será el monto de $1,000 que usted le pagó al principio. Sin embargo, si usted se fuga y no lo atrapan, el fiador judicial tendrá que pagarle al juzgado $10,000.

Por consiguiente, los fiadores judiciales no aceptarán pagar la fianza de cualquier persona, ya que tienen en cuenta los mismos factores, positivos y negativos, que un juez al momento de evaluar si autoriza o no la fianza al demandado. Además, los fiadores judiciales prefieren que en el contrato de fianza haya también un cosignatario. El cosignatario es un pariente o amigo que promete pagar el monto total de la fianza si usted no comparece para los procedimientos judiciales. El fiador judicial es un garante para el juzgado y el cosignatario es un garante para el fiador judicial.

Antes de llamar a un fiador judicial, tenga lista toda la información (referencias, números de teléfono, números de tarjetas de crédito, números de cuentas bancarias, etc.), de manera que la llamada telefónica sea lo más provechosa posible. Si usted llama desde la prisión, es posible que tenga un tiempo muy limitado para usar el teléfono, de manera que necesitará organizarse muy bien (lo cual será además un punto a su favor con el fiador judicial).

Con frecuencia, los fiadores judiciales requieren una garantía, además del 10% del monto total de la fianza. La garantía se devuelve a quien la haya provisto, una vez que el caso finaliza y se disuelve la garantía de fianza. La garantía puede ser un terreno, una casa, una empresa, acciones, una póliza de seguro de vida, un vehículo o incluso joyas. Algunos fiadores judiciales sólo aceptan derechos de retención sobre terrenos o casas. Es importante tener en cuenta que si el demandado se fuga, la garantía se pierde. Por ejemplo, si la casa de alguien es puesta como garantía y el demandado desaparece, la casa puede ser embargada.

La garantía también puede ser dinero en efectivo, que siempre es aceptado. La garantía en efectivo es dinero que se le paga al fiador, además de sus honorarios. El fiador devuelve la garantía en efectivo una vez que el caso finaliza.

Si los demandados se niegan a comparecer ante el juzgado o se dan a la fuga, pueden ser arrestados y retenidos por el fiador judicial y sus “agentes de recuperación” (cazadores de recompensas), que luego entregan al demandado a las autoridades.

Tenga en cuenta que la mayoría de los fiadores judiciales cobran una tarifa adicional (otro 10% del monto total de la fianza) por año, ya que tienen que renovar la garantía de fianza. Por lo tanto, si el caso se alarga por más de 12 meses, lo cual sucede con muchos casos, tendrá que pagarle más dinero al fiador judicial. Evalúe con su abogado las alternativas, como por ejemplo obtener una reducción del monto de la fianza o la “exoneración” (terminación) de ésta, o registrar la garantía con el juzgado. Comience a ocuparse de esto al menos un mes antes de que finalice el año, así evitará hacerlo en forma precipitada.

Los fiadores judiciales no siempre cobran el 10% del monto total de la fianza en concepto de sus honorarios. A veces cobran una tarifa más baja, como el 8%, si el monto de la fianza es muy alto, si el demandado tiene un abogado privado, si es un miembro gremial, etc. Los límites dentro de los cuales los fiadores judiciales pueden acordar sus honorarios están determinados por la ley estatal. Si el fiador judicial le ofrece una tarifa superior al 10%, no dude en consultar a su abogado.

Los fiadores judiciales tienen autorización del estado en el que trabajan. Si el número de licencia del fiador judicial no figura en su tarjeta comercial o en los papeles administrativos, pida que le muestre la licencia antes de comenzar a hacer negocios (se entiende que se trata de sentido común y no de mala educación). Asegúrese de leer y conservar copias de todos los trámites burocráticos que usted realice con el fiador judicial, especialmente los documentos que firma.

¿Cuándo debería solicitar los servicios de un fiador judicial? La respuesta depende de varios factores:

  • ¿Sus amigos y su familia pueden pagar la fianza ellos mismos, en lugar de hacerlo a través de un fiador judicial? Es posible que ahorre mucho dinero de esta forma, ya que el 10% correspondiente a los honorarios del fiador judicial no es reembolsable, incluso si los cargos son desestimados en cuanto acude al juzgado.
  • ¿Puede un abogado lograr la reducción del monto de la fianza? La mayoría de los abogados defensores privados hablará un rato con usted en una consulta sin cargo, ya que ambas partes necesitan deliberar para poder decidir si van a trabajar juntas o no. Uno de los temas importantes que deben tratarse es si el abogado cree que el juez reducirá el monto de la fianza. Supongamos que el monto de la fianza inicial era de $100,000, pero en la audiencia de fianza el abogado logra que el juez la reduzca a $20,000. Para cuando llegue el día de la audiencia, usted habrá ahorrado mucho dinero. Si pagara la fianza usted mismo, evitaría invertir en ella $80,000. Y si la pagara a través de un fiador judicial, ahorraría $8,000 (porque le pagaría $2,000 al fiador judicial en lugar de $10,000).
  • ¿Puede soportar pasar un tiempo en prisión? Por lo general, cuando se intenta que se reduzca el monto de la fianza, el demandado tendrá que permanecer en prisión por un día, o quizá por varios días, hasta el día de la audiencia de fianza. Algunas personas sienten que pueden soportarlo, mientras que otras necesitan pagar la fianza inmediatamente. Comunique sus prioridades a sus amigos y familiares, para que no supongan lo que usted desearía hacer. Si los recursos de sus amigos y familiares son realmente limitados, asegúrese de comunicarles si deben gastar dinero en un fiador judicial, en un abogado o en ninguno de los dos.