Read in English

Compensación por desempleo

Los trabajadores que quedaron sin trabajo por motivos ajenos a su responsabilidad pueden recibir una compensación en dinero a través del seguro de desempleo. Los pagos se realizan durante un período determinado o hasta que la persona encuentra un nuevo trabajo. Sin la compensación por desempleo, los trabajadores se verían forzados a aceptar trabajos para los que están demasiado capacitados o a recibir asistencia social. Además, la compensación por desempleo se justifica para sostener el consumo durante los períodos de ajuste económico.

El seguro de desempleo se basa en un programa doble que combina leyes federales y estatales. La mayor parte del programa federal se implementa a través de la Ley Federal de Impuestos de Contribución para el Desempleo (Federal Unemployment Tax Act). Cada estado tiene un programa de seguro de desempleo diferente que debe ser aprobado por el Secretario de Trabajo según las normas federales. Los programas estatales están elaborados expresamente para ser aplicables a áreas reguladas por las leyes federales de los Estados Unidos. Existen requisitos federales especiales para las organizaciones no lucrativas y entidades del gobierno. Una combinación de leyes federales y estatales determina qué empleados son elegibles para recibir compensación, el monto que reciben y el período de duración de los beneficios.

Para financiar los sistemas de compensación por desempleo, los empleadores pagan impuestos federales y estatales. Generalmente, las contribuciones estatales de los empleadores se basan en el monto de los salarios pagados, el monto aportado para el fondo de desempleo y el monto destinado a los empleados despedidos. Los impuestos estatales que los empleadores estén obligados a pagar (y algunos créditos fiscales) pueden ser deducidos de los impuestos federales.

El dinero obtenido de los impuestos de desempleo se deposita en un fondo fiduciario de desempleo. Cada estado tiene una cuenta en el fondo donde deposita el dinero. El fondo tiene cuentas diferentes para los costos administrativos estatales y la compensación por desempleo extendida. Durante períodos de recesión económica, el gobierno federal brinda asistencia de emergencia para permitir que los estados extiendan la duración de los beneficios. Esto se logra por medio de una ley temporaria que autoriza a transferir dinero a un estado desde la cuenta extendida de compensación por desempleo. Generalmente, la capacidad de un estado de aprovechar este sistema de emergencia depende de que la tasa de empleo estatal o nacional alcance un determinado porcentaje.

Algunos estados brindan beneficios de desempleo adicionales a los trabajadores incapacitados.

El contenido de esta página fue desarrollado junto con el Instituto de Información Legal de la Facultad de Derecho de Cornell.