Demandas de los tripulantes

Quién es elegible

Para recibir los beneficios conforme a la Ley Jones (Jones Act), en primer lugar, un empleado debe ser elegible según los requisitos establecidos por ley que definen qué significa ser ”tripulante”. Las siguientes condiciones determinan si una persona puede o no ser considerada “tripulante”:

  • El trabajo de un empleado implica las tareas y las Night Shipresponsabilidades necesarias para el funcionamiento del barco y el cumplimiento de su misión.
  • Un tripulante debe estar actualmente empleado a bordo del barco en actividad o en el mar.
  • El período de tiempo que un tripulante debe estar empleado a bordo del barco en actividad debe ser continuo y considerable.

Los trabajadores marítimos con base en tierra que trabajan ocasionalmente a bordo del barco no son considerados tripulantes, ya que no son miembros de la tripulación de a bordo. Como tales, los trabajadores marítimos con base en tierra que sufren una lesión al reparar el barco no son considerados tripulantes.

Cuándo un tripulante debe hacer una demanda conforme a la Ley Jones

El hecho de que un tripulante pueda iniciar o no una demanda por daños conforme a la Ley Jones dependerá de la naturaleza del trabajo implicado en el accidente, si el tripulante lesionado es un miembro de la tripulación a bordo del barco donde sufrió la lesión, y si sufrió la lesión en un barco que realizaba operaciones relacionadas con aguas navegables.

Por ejemplo, un tripulante designado como miembro de la tripulación de un barco de carga que se lesiona en tierra mientras toma un taxi a un restaurante local no es elegible para recibir los beneficios conforme a la Ley Jones, ya que su lesión no fue consecuencia de una actividad relacionada con la misión del barco. Por otro lado, un tripulante que se lesiona en tierra mientras recolecta víveres para el barco y su tripulación puede ser elegible para recibir los beneficios conforme a la Ley Jones.

Negligencia y la Ley Jones

Mientras que algunas lesiones contempladas en la Ley Jones implican lesiones ocupacionales relacionadas con los peligros inherentes al trabajo marítimo, otras son causadas por la negligencia del empleador. Cuando un tripulante se lesiona como consecuencia del hecho de que la embarcación es innavegable o de las conductas y decisiones imprudentes de los compañeros de trabajo, se puede reclamar indemnización de daños por dolor y sufrimiento, gastos médicos futuros y el valor de los salarios perdidos pasados y futuros.

Preparación de una demanda conforme a la Ley Jones

Para proteger sus derechos e intereses, deben tomarse las siguientes medidas inmediatamente después de ocurrido un accidente marítimo para asegurarse de que se preserven la información y pruebas necesarias:

  • Presente un informe detallado y preciso del accidente ante su supervisor y todos los departamentos y personal que sean necesarios inmediatamente después del accidente.
  • Haga una lista de las condiciones peligrosas o del estado de deterioro del barco que hayan sido un factor causante del accidente y las lesiones.
  • Si es posible, tome fotografías del estado de deterioro del barco o de los peligros implicados en su accidente.
  • Reúna declaraciones de compañeros de trabajo que fueron testigos presenciales, así como también sus nombres e información de contacto. Esto es de particular importancia si llegara a surgir la necesidad de llamar a un testigo para verificar que hubo negligencia por parte de su empleador.
  • Solicite una cita con su médico personal lo más pronto posible. Obtenga las copias de cualquier diagnóstico o examen que le haya realizado su médico o un especialista, si su médico lo ha derivado a uno. No confíe en el médico del barco o en el médico a quien su compañía lo haya derivado. Es importante que un médico independiente evalúe sus lesiones, ya que el médico de la compañía puede insistir y hacerlo regresar al trabajo antes de que usted esté en condiciones de hacerlo.

Evalúe las opciones disponibles

Si usted ha sufrido una lesión en el mar, es importante que se comunique de inmediato con un abogado marítimo con experiencia que pueda proteger sus derechos, sus intereses económicos y su empleo. Casi siempre, los empleadores insisten y convencen a los tripulantes para que regresen al trabajo antes de que estén en condiciones de hacerlo y los disuaden de reclamar una compensación conforme a la Ley Jones.