Cuando se produce la emancipación de un menor, éste se libera de todo control legal por parte de sus padres, y a su vez los padres dejan de ser legalmente responsables por él. Una vez emancipado, al menor se lo considera un adulto con plenos derechos y responsabilidades legales. Para obtener más información, consulte esta tabla de leyes estatales sobre la emancipación.