Massachusetts 272, Sección 36

Todo aquel que blasfeme deliberadamente el sagrado nombre de Dios, negando, maldiciendo o deshonrando de forma injuriosa su creación, soberanía o juicio final del mundo; o maldiciendo o deshonrando de forma injuriosa a Jesucristo o al Espíritu Santo; o maldiciendo o deshonrando de forma injuriosa o revelando desprecio o irrisión por la palabra santa de Dios contenida en las Sagradas Escrituras será sentenciado a prisión por no más de un año o se le aplicará una multa de no más de trescientos dólares, y se le podrá obligar, además, a demostrar buena conducta.