Read In English

Lesión Perinatal y Negligencia Médica

incubatorUna lesión perinatal es cualquier tipo de lesión sufrida por un neonato como consecuencia del proceso de parto. Las lesiones ocurridas durante el parto pueden ser devastadoras no sólo para la salud médica del niño sino también para el bienestar emocional de los padres. Por desgracia, en muchos casos este tipo de lesión ocurre como consecuencia de la negligencia médica. Entre los tipos de negligencia por parte de enfermeras, médicos u obstetras que derivan en lesiones perinatales se encuentran las siguientes:

  • No haber diagnosticado complicaciones durante el embarazo
  • No utilizar debidamente los fórceps durante el parto
  • No realizar un corte de cesárea cuando se requiere hacerlo
  • No proporcionar el oxígeno necesario al recién nacido (esto es más común en los nacimientos prematuros)
  • No realizar debidamente la extracción con ventosa obstétrica

Traumatismo obstétrico

En algunos casos, el traumatismo obstétrico puede derivar en condiciones médicas más complicadas y permanentes, como la parálisis cerebral y la parálisis de Erb. La parálisis cerebral puede ser consecuencia de una lesión cerebral producida durante el parto que ha afectado zonas del cerebro que controlan las funciones motoras y la sensibilidad.

La parálisis de Erb es consecuencia de una lesión en los nervios del plexo braquial, que controlan el movimiento de hombros, brazos y manos. Los síntomas de la parálisis de Erb incluyen parálisis de los brazos y pérdida del control de los músculos de brazos y manos.

El traumatismo obstétrico suele ser consecuencia de un parto dificultoso y las lesiones sufridas son menores y temporales. Sin embargo, la negligencia cometida por un profesional de la salud puede derivar (y de hecho deriva) en lesiones perinatales que afectarán el futuro médico del recién nacido.

Tome medidas

Si usted cree que su hijo ha sufrido una lesión perinatal como consecuencia de negligencia médica, por favor comuníquese inmediatamente con un abogado y reclame la justicia que usted y su hijo merecen.