Read in English

Manutención de hijos menores

La manutención de un menor es la obligación económica continua de asegurar el bienestar de los hijos nacidos de una relación o matrimonio que ya no existe. Por lo general, es consecuencia de un divorcio, separación o anulación, donde se le asigna la custodia de los hijos a uno de los padres o ambos padres comparten la custodia. Lo más probable es que el padre o la madre que no tiene la custodia esté obligado a proporcionar la ayuda económica. Cuando ninguno de los padres tiene la custodia del niño y el niño está bajo el cuidado de un tercero, éste puede recibir la manutención. Generalmente, los estados no obligan a pagar la manutención de los hijos mayores de 18 años de edad.

Una persona está legalmente obligada a mantener económicamente sólo a sus hijos biológicos. Un tribunal no puede obligar a pagar la manutención de un hijastro, a menos que dicha persona lo haya adoptado. Aunque la mayoría de los estados respeta esta norma, algunas leyes estatales difieren con respecto a la manutención de los hijastros menores de edad. Para conocer la legislación de una jurisdicción en particular, consulte las leyes estatales.

Si los padres no estaban casados al nacer el menor, es preciso determinar la paternidad para identificar legalmente al padre. Una vez establecida la paternidad, los hijos adquieren los mismos derechos que aquellos nacidos de padres casados.

Cómo obtener la manutención de hijos menores

Los tribunales de primera instancia establecen el monto de las cuotas periódicas que el padre o la madre debe pagar. El monto varía según las circunstancias específicas del caso, como por ejemplo la edad del menor, las necesidades médicas y educativas, y el nivel de vida que el menor habría tenido si la familia no se hubiese separado. El método para calcular el monto que se debe pagar por la manutención de los hijos menores varía según el estado. Generalmente, sin embargo, los tribunales dictan fallos específicos con respecto al ingreso mensual neto de los padres que tienen la custodia y de los que no la tienen. Muchos estados exigen que el padre o la madre paguen un porcentaje fijo de su salario anual. Algunos estados también exigen que los padres paguen un porcentaje de cualquier bonificación que reciban.

Pago de la manutención de hijos menores

La Ley Uniforme de Matrimonio y Divorcio (Uniform Marriage and Divorce o UMDA, por sus siglas en inglés) exige que los padres paguen un monto razonable o necesario para la manutención de hijos menores sin tener en cuenta la mala conducta matrimonial. Entre los factores empleados para determinar la racionalidad o la necesidad se incluyen los recursos económicos de los menores, de los padres que tienen la custodia y de los que no la tienen; el nivel de vida que los menores habrían tenido si el matrimonio no se hubiese disuelto; la condición física y emocional de los menores, y sus necesidades de educación.

Además de los pagos de manutención periódicos, un tribunal puede obligar al padre o a la madre que no tiene la custodia a realizar contribuciones para gastos futuros, como por ejemplo gastos médicos y dentales, para vacaciones y campamentos, y para la escuela privada o religiosa. Las jurisdicciones difieren en cuanto a si el padre o la madre que no tiene la custodia debe pagar la manutención de un hijo o una hija de 18 años de edad que desea inscribirse en un establecimiento de educación superior.

Otro aspecto que varía según la jurisdicción radica en si la obligación de pagar la manutención de los hijos menores finaliza cuando muere el padre o la madre que no tiene la custodia.

Cumplimiento

Cada estado tiene leyes y pautas que exigen el cumplimiento de la manutención de menores basadas en la Ley Interestatal Uniforme de Sustento Familiar (Uniform Interstate Family Support Act), que les concede a los tribunales competencia para cobrar o modificar los pagos de manutención de menores. Si no se cumple con un pago de manutención de un menor, las agencias de manutención de menores trabajan junto a los tribunales para obtener el pago, ya sea mediante la retención de ingresos o el retiro de dinero de cuentas bancarias, reembolsos impositivos, beneficios de desempleo o por incapacidad. Si el incumplimiento de los pagos de manutención es sistemático, se los puede cobrar mediante el embargo de bienes.

El congreso creó el Servicio Federal de Localización de Padres (Federal Parent Locator Service) en parte para hacer cumplir las obligaciones de manutención de hijos menores. Este servicio permite que cualquier persona autorizada obtenga y divulgue información sobre una persona obligada a pagar la manutención de un menor o sobre una persona que debe recibir una manutención. Algunos estados permiten que los tribunales impongan una retención salarial si un padre o una madre no cumplen con la manutención de un menor. Este proceso requiere que el empleador retenga determinada porción del salario y la entregue al padre o a la madre que tiene la custodia. Si el empleador no cumple con esta obligación, puede estar sujeto a sanciones. Los tribunales también pueden declarar al padre o a la madre que no cumple con la obligación en desacato al tribunal. En ese caso es probable que tengan que pagar los honorarios del abogado y los costos del juicio.