OPINIÓN: Las leyes que restringen el uso del teléfono celular para conducir son excesivas

Demos multas a los conductores negligentes; no supongamos que todos los que usan teléfonos celulares mientras conducen son negligentes.

Kathy Tatone, abogada

Cell Phone, The Attorney Store

Los teléfonos celulares desempeñan un papel esencial en la vida de la mayoría de las personas. Es difícil imaginarse caminar, trabajar o conducir sin nuestro teléfono cerca. La mayoría de los conductores creen que pueden hablar por teléfono mientras conducen sin distraerse, de la misma manera en que cambian la lista de reproducción en su iPod, almuerzan, se maquillan y atienden a sus hijos, todo ello mientras conducen. Pero ahora en muchos estados se decidió que el uso del teléfono celular mientras se conduce es mucho más peligroso que cualquier otra distracción.

Al menos veinticinco estados han promulgado leyes que regulan el uso de teléfonos celulares mientras se conduce. Estos estados han tomado diversas medidas, que incluyen regular el uso de teléfonos celulares para conductores menores de 18 años, prohibir el uso de estos aparatos a los conductores de autobuses y prohibir los teléfonos portátiles pero permitir el uso de teléfonos ”manos libres”.

  • En cinco estados (California, Connecticut, Nueva Jersey, Nueva York, Washington) y en Washington D.C. está prohibido conducir mientras se habla con teléfonos portátiles. [Las leyes de los estados de California y Washington no entran en vigencia sino hasta julio de 2008—ed.]
  • Diecisiete estados y Washington D.C. aprobaron leyes referidas al uso del teléfono celular mientras se conduce, que prohíben a los conductores principiantes usar sus teléfonos celulares mientras conducen.
  • Los conductores de autobuses escolares en catorce estados y en Washington D.C. tienen prohibido el uso de teléfonos celulares mientras llevan pasajeros, salvo en casos de emergencia.
  • En mayo de 2007, Washington se convirtió en el primer estado en prohibir el uso de mensajes de texto mientras se conduce. Nueva Jersey siguió el ejemplo en noviembre, y varios otros estados están considerando la aplicación de medidas similares.
  • Hasta ahora, ningún estado prohíbe completamente el uso de todas las clases de teléfonos celulares (portátiles y ”manos libres”) mientras se conduce.

Hay quienes opinan que conducir mientras se habla por teléfono celular es tan peligroso como conducir en estado de embriaguez. Eso parece ser una exageración. Es verdad que el uso del teléfono celular mientras se conduce puede provocar distracciones, especialmente si no se utiliza un aparato ”manos libres”. Sin embargo, conducir en estado de embriaguez implica una pérdida de juicio y coordinación que supera una simple distracción. Si el uso de teléfonos celulares realmente fuera tan peligroso como conducir en estado de embriaguez, en nuestras calles habría muchos más accidentes, muertes y lesiones relacionados con ellos. En realidad, la cantidad de accidentes es menor si se la compara con la cantidad de accidentes producidos por conducir en estado de embriaguez.

Sin duda el uso de teléfonos celulares mientras se conduce es motivo de preocupación, pero no se debe exagerar el daño en el afán de imponer restricciones. En un estudio realizado en 2006 por el Virginia Tech Transportation Institute y la National Highway Traffic Safety Administration se estudiaron las consecuencias del uso de teléfonos celulares en las calles. Si bien se demostró, como era de esperarse, que el uso de teléfonos celulares constituye una distracción, se determinó que la probabilidad de causar choques es menor que con otras distracciones comunes que tienen los conductores y que no están reguladas. Exagerar un peligro es la manera preferida de quienes quieren controlar la vida de los demás para imponer acciones legislativas. Crea una falsa sensación de temor que genera apoyo público para promulgar normas innecesarias.

Los estados de Utah y Nueva Hampshire adoptaron un enfoque equilibrado y aprobaron leyes que responsabilizan a los conductores por su falta de atención cuando cualquier distracción dentro de sus vehículos es causa de una infracción de tránsito. El uso del teléfono celular es aceptable dentro del ámbito de estas leyes, siempre y cuando no genere peligro al conducir. Estos dos estados han determinado que un conductor competente puede decidir qué actividades lo distraen cuando conduce.

¿Cómo podemos revertir la situación de los teléfonos celulares? Los teléfonos celulares han pasado a ser una parte tan importante de nuestra vida cotidiana que no podemos imaginarnos sin ellos en cualquier situación. En algunos casos, usar el teléfono celular puede hacer que conduzcamos de manera más segura. Por ejemplo, si usted tiene la posibilidad de llamar para avisar que llegará tarde, es más probable que conduzca despacio y con cuidado.

Aunque el uso del teléfono celular mientras se conduce fuera un problema importante — algo que las estadísticas no respaldan — debería ser abordado por leyes amplias para conductores que se distraen, como las que existen en Utah y Nueva Hampshire. Estas leyes para conductores imprudentes permiten a la policía detener a los usuarios de teléfonos celulares que conducen en forma peligrosa. Utilicemos estas leyes, que han funcionado durante décadas, para castigar a los conductores imprudentes.

Referencias

Governors Highway Safety Association. “Cell Phone Driving Laws” (accessed Feb. 2008).

National Highway Traffic Safety Administration. The Impact of Driver Inattention on Near-Crash/Crash Risk: An Analysis Using the 100-Car Naturalistic Driving Study Data. Washington, D.C.: National Highway Traffic Safety Administration, 2006.