A Paso De Tortuga


A Paso De Tortuga

Análisis del aumento de casos demorados en la Corte Suprema de Texas

Preparado por el personal de la Texas Watch Foundation

5 de marzo de 2008

Cuando los individuos, los propietarios de empresas, los pacientes o las familias recurren a los tribunales en busca de ayuda para resolver conflictos e impartir justicia, esperan, con legítimo derecho, una solución rápida y eficiente. Lamentablemente, la rapidez y la eficiencia son difíciles de encontrar en la Corte Suprema de Texas. Sin duda, el más alto tribunal de nuestro estado funciona a paso de tortuga, y mientras la Corte acumula cada vez más casos, los individuos y los propietarios de empresas quedan en el olvido.

Hemos examinado registros judiciales durante los últimos tres períodos y descubrimos que los casos se demoran en la Corte porque los jueces no trabajan con prontitud y el Presidente de la Corte Suprema no garantiza que ésta funcione de manera eficiente.

La Corte ha acumulado un número récord de casos demorados; de hecho, las investigaciones muestran que el número de casos pendientes por año ha aumentado más del 300% en la última década. Nuestra investigación indica que los miembros de la Corte Suprema de Texas están fallando al momento de satisfacer las exigencias de su agenda de casos.

En los últimos tres períodos, el número promedio de casos terminados por cada juez disminuyó en un 25%, mientras que el lapso promedio para redactar opiniones aumentó en un 31%. De hecho, no es poco común que los jueces emitan menos de cuatro opiniones firmadas por año y tampoco es inusual que tarden, en promedio, más de 18 meses en redactar una opinión. Entonces, la Corte en su totalidad está trabajando menos y, a la vez, se está tomando más tiempo para hacerlo.

Texas Watch, una organización no partidista de defensa del consumidor, descubrió varias tendencias alarmantes que demuestran que, en la Corte Suprema de Texas, realmente se está demorando la justicia:

  • La Corte tardó un promedio de 852 días (2.3 años) en resolver un caso en el período 2006-2007, 24% más que en el período 2004-2005.
  • Después de la exposición de los argumentos orales ante la Corte, los jueces tardaron un promedio de 416 días en redactar una opinión. Esto representa un aumento del 31% entre los períodos 2004-2005 y 2006-2007.
  • Los casos demorados de la Corte han aumentado de manera vertiginosa: de 14 en el año fiscal 2000 a 60 en el año fiscal 2007, un aumento del 328%.
  • La Corte ha dejado 72 casos pendientes durante más de un año. Y otros 31 casos han estado pendientes por más de dos años.

La mayoría de los casos que la Corte acepta para revisión son aquellos en los que un consumidor ha ganado en el primer nivel de apelación. Al retener estos casos por tanto tiempo, la Corte aumenta la probabilidad de que los pacientes lesionados no reciban compensación por el salario perdido y los gastos médicos, que los individuos se vean forzados a declararse en quiebra y que los casos que involucran a menores se retrasen. Y no sólo los individuos salen perjudicados; la confianza del público en la Corte Suprema de Texas también se deteriora.

Los contribuyentes tienen derecho a saber que sus recursos se utilizan eficientemente, y los individuos y las empresas con casos pendientes ante la Corte tienen derecho a esperar, para éstos, una resolución oportuna. Cada vez son más los casos que se demoran, algunos de los cuales descansan sobre el escritorio de la Corte por más de un año, y los jueces no pueden seguir el ritmo de las exigencias de su trabajo. Esto hace que, sin lugar a dudas, la Corte Suprema de Texas no llegue a cumplir con la obligación que tiene con los contribuyentes y litigantes de Texas.

Fuentes:

Asunto De Divulgación De Los Abogados De Texas


Asunto De Divulgación De Los Abogados De Texas

Del equipo de editores de TheAttorneyStore.com

¿Sus clientes o el público en general deben tener conocimiento sobre su cobertura del seguro de responsabilidad profesional? La Corte Suprema de Texas está considerando este tema y le ha solicitado al Presidente del Colegio de Abogados del Estado, Gib Walton, que cree una comisión especial para la divulgación de la cobertura del seguro de responsabilidad de los abogados de Texas.

Además de Texas, varios estados están considerando las normas propuestas, y ya son alrededor de veinte los que han adoptado normas de divulgación.

Usted puede dar su opinión sobre este tema participando de la encuesta de abogados de la comisión especial.

La fecha límite para participar de la encuesta es el 27 de febrero de 2008.

OPINIÓN: Las leyes que restringen el uso del teléfono celular para conducir son excesivas


OPINIÓN: Las leyes que restringen el uso del teléfono celular para conducir son excesivas

Demos multas a los conductores negligentes; no supongamos que todos los que usan teléfonos celulares mientras conducen son negligentes.

Kathy Tatone, abogada

Cell Phone, The Attorney Store

Los teléfonos celulares desempeñan un papel esencial en la vida de la mayoría de las personas. Es difícil imaginarse caminar, trabajar o conducir sin nuestro teléfono cerca. La mayoría de los conductores creen que pueden hablar por teléfono mientras conducen sin distraerse, de la misma manera en que cambian la lista de reproducción en su iPod, almuerzan, se maquillan y atienden a sus hijos, todo ello mientras conducen. Pero ahora en muchos estados se decidió que el uso del teléfono celular mientras se conduce es mucho más peligroso que cualquier otra distracción.

Al menos veinticinco estados han promulgado leyes que regulan el uso de teléfonos celulares mientras se conduce. Estos estados han tomado diversas medidas, que incluyen regular el uso de teléfonos celulares para conductores menores de 18 años, prohibir el uso de estos aparatos a los conductores de autobuses y prohibir los teléfonos portátiles pero permitir el uso de teléfonos ”manos libres”.

  • En cinco estados (California, Connecticut, Nueva Jersey, Nueva York, Washington) y en Washington D.C. está prohibido conducir mientras se habla con teléfonos portátiles. [Las leyes de los estados de California y Washington no entran en vigencia sino hasta julio de 2008—ed.]
  • Diecisiete estados y Washington D.C. aprobaron leyes referidas al uso del teléfono celular mientras se conduce, que prohíben a los conductores principiantes usar sus teléfonos celulares mientras conducen.
  • Los conductores de autobuses escolares en catorce estados y en Washington D.C. tienen prohibido el uso de teléfonos celulares mientras llevan pasajeros, salvo en casos de emergencia.
  • En mayo de 2007, Washington se convirtió en el primer estado en prohibir el uso de mensajes de texto mientras se conduce. Nueva Jersey siguió el ejemplo en noviembre, y varios otros estados están considerando la aplicación de medidas similares.
  • Hasta ahora, ningún estado prohíbe completamente el uso de todas las clases de teléfonos celulares (portátiles y ”manos libres”) mientras se conduce.

Hay quienes opinan que conducir mientras se habla por teléfono celular es tan peligroso como conducir en estado de embriaguez. Eso parece ser una exageración. Es verdad que el uso del teléfono celular mientras se conduce puede provocar distracciones, especialmente si no se utiliza un aparato ”manos libres”. Sin embargo, conducir en estado de embriaguez implica una pérdida de juicio y coordinación que supera una simple distracción. Si el uso de teléfonos celulares realmente fuera tan peligroso como conducir en estado de embriaguez, en nuestras calles habría muchos más accidentes, muertes y lesiones relacionados con ellos. En realidad, la cantidad de accidentes es menor si se la compara con la cantidad de accidentes producidos por conducir en estado de embriaguez.

Sin duda el uso de teléfonos celulares mientras se conduce es motivo de preocupación, pero no se debe exagerar el daño en el afán de imponer restricciones. En un estudio realizado en 2006 por el Virginia Tech Transportation Institute y la National Highway Traffic Safety Administration se estudiaron las consecuencias del uso de teléfonos celulares en las calles. Si bien se demostró, como era de esperarse, que el uso de teléfonos celulares constituye una distracción, se determinó que la probabilidad de causar choques es menor que con otras distracciones comunes que tienen los conductores y que no están reguladas. Exagerar un peligro es la manera preferida de quienes quieren controlar la vida de los demás para imponer acciones legislativas. Crea una falsa sensación de temor que genera apoyo público para promulgar normas innecesarias.

Los estados de Utah y Nueva Hampshire adoptaron un enfoque equilibrado y aprobaron leyes que responsabilizan a los conductores por su falta de atención cuando cualquier distracción dentro de sus vehículos es causa de una infracción de tránsito. El uso del teléfono celular es aceptable dentro del ámbito de estas leyes, siempre y cuando no genere peligro al conducir. Estos dos estados han determinado que un conductor competente puede decidir qué actividades lo distraen cuando conduce.

¿Cómo podemos revertir la situación de los teléfonos celulares? Los teléfonos celulares han pasado a ser una parte tan importante de nuestra vida cotidiana que no podemos imaginarnos sin ellos en cualquier situación. En algunos casos, usar el teléfono celular puede hacer que conduzcamos de manera más segura. Por ejemplo, si usted tiene la posibilidad de llamar para avisar que llegará tarde, es más probable que conduzca despacio y con cuidado.

Aunque el uso del teléfono celular mientras se conduce fuera un problema importante — algo que las estadísticas no respaldan — debería ser abordado por leyes amplias para conductores que se distraen, como las que existen en Utah y Nueva Hampshire. Estas leyes para conductores imprudentes permiten a la policía detener a los usuarios de teléfonos celulares que conducen en forma peligrosa. Utilicemos estas leyes, que han funcionado durante décadas, para castigar a los conductores imprudentes.

Referencias

Governors Highway Safety Association. “Cell Phone Driving Laws” (accessed Feb. 2008).

National Highway Traffic Safety Administration. The Impact of Driver Inattention on Near-Crash/Crash Risk: An Analysis Using the 100-Car Naturalistic Driving Study Data. Washington, D.C.: National Highway Traffic Safety Administration, 2006.

¿El Sueño Americano?


Qué implica la crisis de los préstamos hipotecarios de alto riesgo (subprime) para los estadounidenses

James R. Nowlin III, Esq.

Lo que alguna vez fue el camino rápido para obtener la casa propia, ahora es uno de los puntos más débiles de la economía de los Estados Unidos. La crisis de los préstamos hipotecarios de alto riesgo (subprime) tiene un impacto drástico en la economía y continuará jugando un papel principal en el mercado nacional e internacional, en los valores de las propiedades inmuebles y en la capacidad de muchos estadounidenses para obtener financiación a fin de comprar una vivienda o, incluso, acceder a ciertas tarjetas de crédito. Sin embargo, con toda la atención centrada en la crisis de esta modalidad de préstamos, muchas personas se preguntan: “¿qué es, exactamente, un préstamo hipotecario de alto riesgo?”.
Los préstamos hipotecarios de alto riesgo, también conocidos en inglés como second chance lending, son una modalidad de préstamos que se conceden a personas que no pueden acceder a las tasas de interés preferenciales debido a sus historiales crediticios. Un historial crediticio poco sólido puede ser el resultado de pagos atrasados, quiebra, ejecuciones de hipotecas, readquisiciones, deudas incobrables o crédito extralimitado.

Los préstamos de alto riesgo, a menudo, constituyen una alternativa para que las personas con un historial crediticio deficiente puedan comprar una vivienda. Sin embargo, los fondos del préstamo tienen algunas desventajas. Tienen una tasa de interés más alta para compensar el riesgo elevado que corre el prestamista con el historial crediticio deficiente del prestatario.
Otra desventaja es que estos préstamos, con frecuencia, se otorgan como hipotecas con tasa ajustable o ARM (por sus siglas en inglés), aunque no todas las ARM son préstamos de alto riesgo. A diferencia de las hipotecas convencionales con tasa fija a 15 o 30 años, las hipotecas ARM inicialmente ofrecen tasas de interés bajas que aumentan después de un período determinado, a menudo de 2 a 5 años, según los términos del préstamo. Cuando la tasa de interés no es fija, se vuelve variable y, en general, se reajusta una vez al año por el tiempo que dure el préstamo. Las tasas de interés variables se ajustan a las tasas de interés federales, que son reguladas por el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Cuando las tasas federales aumentan o disminuyen, las tasas de interés variables de las hipotecas de los propietarios de viviendas también aumentan o disminuyen.

Aunque las hipotecas ARM de alto riesgo representan solamente el 6.8% de las hipotecas vigentes en los Estados Unidos, éstas constituyen el 43% de las ejecuciones hipotecarias. El ajuste de las tasas de interés variables toma por sorpresa a muchos prestatarios, que hasta ese momento esperaban que los pagos hipotecarios permanecieran estáticos o dentro de un nivel accesible. Luego del aumento de la tasa, los prestatarios que no puedan realizar los pagos mensuales se enfrentan a la ejecución hipotecaria y a la pérdida del patrimonio inmobiliario.
Cuando los mercados inmobiliarios están sólidos y el valor de las viviendas, en alza, los prestatarios pueden reparar su crédito al realizar pagos oportunos. También pueden refinanciar la hipoteca con una mejor tasa de interés o un préstamo con intereses fijos. Sin embargo, en el contexto del mercado inmobiliario actual, con precios de vivienda desvalorizados, a los prestatarios les resulta cada vez más difícil refinanciar las viviendas debido a la falta del capital propio.

Muchos analistas de mercado, economistas y políticos atribuyen la crisis de los préstamos hipotecarios de alto riesgo a distintos factores. Una de las críticas más difundidas es que, en esta industria de hipotecas de alto riesgo de $1.3 billones, tanto las instituciones de préstamo como los agentes hipotecarios estaban demasiado preocupados por obtener ganancias rápidas en lugar de evaluar correctamente si los prestatarios estaban calificados para devolver los préstamos. En algunos casos, se dice que los prestamistas o los agentes hipotecarios “condujeron” a los prestatarios a estos préstamos de alto riesgo, incluso en los casos en que los prestatarios hubieran calificado para mejores hipotecas, o hipotecas “preferenciales” (prime), con tasas de interés más bajas o fijas.

Otros críticos culpan a los prestatarios por no analizar cuidadosamente los términos de los préstamos o por sacar préstamos que sabían que no podían pagar. Otros sostienen que la inadecuada supervisión gubernamental fue el motivo principal que permitió que las instituciones de préstamo sacaran provecho de los préstamos de alto riesgo durante un período prolongado. Estos críticos aseguran que el gobierno federal estaba al tanto de las prácticas de préstamo y que debería haber intervenido para evitar la crisis actual.

Independientemente de cómo se distribuyen las culpas de la crisis de los préstamos hipotecarios de alto riesgo, una cosa es segura: un sinnúmero de familias estadounidenses han sido privadas de su patrimonio inmobiliario, un hecho que seguirá afectando la economía de los Estados Unidos. Como resultado de esta pérdida del patrimonio inmobiliario, los estadounidenses se sienten menos solventes y, en consecuencia, el consumo disminuye. Y lo peor de todo es que muchas familias que enfrentan las brutales consecuencias de la crisis de las hipotecas de alto riesgo confiaban en que la adquisición de su vivienda sería una inversión que los ayudaría a alcanzar un equilibrio financiero sólido.

Debido a estas circunstancias alarmantes, más de 30 estados han promulgado leyes que prevén mayor protección a los propietarios de viviendas y requisitos más estrictos para otorgar préstamos de manera responsable. Estas medidas pueden brindar a muchas familias una verdadera segunda oportunidad para aferrarse al sueño americano de la casa propia o estar en condiciones de alcanzarlo.

James R. Nowlin es abogado, está establecido en Dallas y es el fundador de Excel Global Legal Search Consultants. Anteriormente ejerció su profesión en las áreas del derecho inmobiliario y financiero.

Referencias

Center for Responsible Lending. “Predatory Mortgage Lending: Robs Homeowners & Devastates Communities.” Fact sheet, 2006.

Der Hovanesian, Mara and Matthew Goldstein. “The Mortgage Mess Spreads,” BusinessWeek, March 7, 2007.

Mortgage Bankers Association. “Delinquencies and Foreclosures Increase in Latest MBA National Delinquency Survey.” News release, Dec. 7, 2007.

CRÍMENES DE CUELLO BLANCO

Read in English

White Collar CrimeLa delincuencia de cuello blanco generalmente involucra ofensas financieras motivadas por negocios y empleados o funcionarios gubernamentales. Los crímenes no son violentos y suelen ser cometidos por personas en las que hay un cierto grado de confianza o autonomía. Con frecuencia causan pérdidas significativas para las empresas, los inversores y los empleados.

Los tipos de crímenes de cuello blanco

Fraude-Lejos y lejos el tipo más común de delito de cuello blanco, el fraude implica la falsedad intencional o la omisión de un hecho material. Esa confusión debe ser razonablemente confiada, y alguien debe sufrir una pérdida monetaria como resultado. Los tipos de fraude más frecuentes incluyen:

  • Fraude informático: robo de información bancaria, de tarjeta de crédito o de propiedad de una computadora.
  • Fraude de bancarrota: ocultar activos, engañar a los acreedores o presionar ilegalmente a los deudores.
  • Fraude en el cuidado de la salud: aceptación de sobornos o facturación por servicios no realizados, equipo y / o servicios innecesarios realizados por una persona menos calificada; Se aplica a todas las áreas de la atención de la salud, incluidos los hospitales, atención de salud en el hogar, servicios de ambulancia, médicos, quiroprácticos, hospitales psiquiátricos, laboratorios, farmacias y hogares de ancianos.
  • Fraude de telemercadeo: Usar el teléfono como el principal medio de comunicación con las víctimas potenciales.
  • Fraude con tarjeta de crédito: Utilizar la información de la tarjeta de crédito de alguien para realizar compras no autorizadas.
  • Fraude de seguros: falsificación, inflado o "relleno".
  • Fraude de correo: Usar el correo de EE.UU. para cometer un delito.
  • Fraude gubernamental: Participar en actividades fraudulentas relacionadas con vivienda pública, programas agrícolas, adquisiciones de defensa, programas educativos u otras actividades gubernamentales, incluyendo sobornos en contratos, colusión entre contratistas, facturación falsa o doble, certificación falsa de la calidad de piezas y sustitución De piezas falsas.
  • Fraude financiero: Participar en actividades fraudulentas relacionadas con préstamos comerciales, falsificación de cheques, falsificación de documentos negociables, fraude hipotecario, chequeo y aplicaciones falsas.
  • Fraude de valores: Manipulación del mercado y robo de cuentas de valores.
  • Falsificación: imprime dinero falsificado o fabrica ropa o accesorios de diseño falsificados.

Robo

  • Malversación o malversación de bienes: Robo de dinero, bienes o servicios por parte de un empleado
  • Chantaje: Exige dinero a cambio de no causar daño físico, dañar la propiedad, acusar a alguien de un crimen o exponer secretos.

Violación de la Ley Orgánica

  • Violaciones de la competencia: fijación de precios y construcción de monopolios.
  • Violaciones de la legislación ambiental: descargando una sustancia tóxica en el aire, el agua o el suelo que daña a las personas, la propiedad o el medio ambiente, incluida la contaminación del aire, la contaminación del agua y el vertido ilegal.
  • Evadir impuestos: presentar declaraciones de impuestos falsas o no presentar declaraciones de impuestos en absoluto.
  • Retrocesos: Compensar a un individuo oa una compañía con el fin de influir y obtener ganancias. Los retrocesos resultan en una ventaja no ganada, beneficio u oportunidad, incluso si otros son más calificados o ofrecen mejores precios. Los retrocesos dañaron a los negocios al interferir con la competencia en el mercado.
  • Operaciones con información privilegiada: Acciones de negociación u otros valores con conocimiento de información confidencial sobre eventos importantes que no están disponibles para el público en general.
  • Soborno: Ofrecer dinero, bienes, servicios o información con la intención de influir en las acciones o decisiones del receptor.
  • Lavado de dinero: Ocultación de los ingresos obtenidos a través de actividades ilegales con el fin de evadir la detección. Los productos ilícitos se lavan para que aparezcan como si los fondos fueran generados por medios legítimos.
  • La corrupción pública: romper la confianza pública y / o abusar de una posición del gobierno, generalmente en relación con los cómplices del sector privado. Un funcionario del gobierno viola la ley cuando pide o acepta recibir algo de valor a cambio de ser influenciado en el desempeño de sus funciones oficiales.

La defensa contra el crimen de cuello blanco

Los delitos de cuello blanco se rigen por los principios generales de la responsabilidad penal. Cada crimen requiere un mal acto, intención criminal y causalidad. Muchas de las defensas a la delincuencia de cuello blanco son las mismas que se aplican a otros delitos, tales como la locura, la intoxicación, la incapacidad (el acusado era incapaz de cometer el crimen), y la coacción (alguien más hizo que el acusado cometiera el delito)

Los delitos de cuello blanco se rigen por los principios generales de la responsabilidad penal. Cada crimen requiere un mal acto, intención criminal y causalidad. Muchas de las defensas a la delincuencia de cuello blanco son las mismas que se aplican a otros delitos, tales como la locura, la intoxicación, la incapacidad (el acusado era incapaz de cometer el crimen), y la coacción (alguien más hizo que el acusado cometiera el delito)

Una defensa común a los crímenes de cuello blanco es el atrapamiento, una situación en la cual el personal del gobierno presenta la oportunidad para que el acusado cometan un acto criminal que él o ella no habría cometido. El acusado argumenta que él o ella no tendrían tendencia a cometer el crimen sin la tentación del gobierno. Un juez examinará la situación a través de los ojos del acusado al decidir si el acusado fue atrapado. Para tener éxito en una defensa de atrapamiento, el acusado debe probar que el gobierno lo indujo a cometer el crimen y que él o ella no tenía predisposición a cometer el crimen.

La defensa de atrapamiento falla cuando una persona está dispuesta a violar la ley y los agentes del gobierno simplemente proporcionan una oportunidad favorable para que la persona cometa el crimen. Por ejemplo, no es una trampa para un agente del gobierno pretender ser otra persona y ofrecer, ya sea directamente oa través de un señuelo, a participar en una transacción ilegal con la persona. Por otro lado, si la evidencia deja una duda razonable sobre si el acusado estaba predispuesto a cometer el crimen excepto por inducción por parte del agente del gobierno, el acusado debería ser absuelto.

Sentencia

Tanto los individuos como las corporaciones pueden ser acusados de delitos de cuello blanco. Las sanciones para los crímenes de cuello blanco son multas, detención en el hogar, costos de procesamiento, confiscación, restitución, libertad supervisada y encarcelamiento. Las penas pueden ser reducidas si el acusado ayuda a las autoridades con su investigación.

Visitas de hijos menores


Visitas de hijos menores

Los derechos de régimen de visitas se le otorgan al padre o madre que no tiene la custodia plena niño o los niños, y consisten en el derecho a visitas por períodos limitados. Este no sería el caso si los padres tienen la custodia conjunta. Los derechos de régimen de visitas son períodos de tiempo limitados que los padres acuerdan o que se establecen por medio de la mediación judicial. Si el tribunal halla motivos de preocupación acerca de los niños, se puede obtener un régimen de visitas designado por el tribunal para el niño y el padre o madre.

Anillos de compromiso y la regla objetiva

Se llama regla objetiva a la regla que establece que cuando exista ruptura del compromiso, la novia debe devolver el anillo de compromiso, independientemente de cuál de las partes haya roto dicho compromiso. En general, el compromiso comienza cuando el hombre le propone casamiento a la mujer; si la mujer acepta, recibe un anillo de compromiso. El período de compromiso dura hasta que se celebra la boda o hasta su ruptura.

Accionistas ordinarios

Las personas que poseen acciones ordinarias se llaman accionistas ordinarios. La inversión de un accionista ordinario en una corporación está representada por un certificado de acción ordinaria. Los accionistas ordinarios tienen derecho a elegir a los directivos y a votar sobre las fusiones y otros asuntos importantes. A cambio de su inversión, los accionistas ordinarios reciben dividendos declarados por el directorio.

2 de enero de 1935 – Comienza el juicio por el secuestro de Charles Lindbergh Jr.

El 2 de enero de 1935, comenzó el ”juicio del siglo” por el caso de secuestro y asesinato del bebé de 20 meses de vida, Charles Lindbergh Jr. Bruno Hauptmann, un inmigrante ilegal y ex soldado alemán en la Primera Guerra Mundial, fue acusado por el secuestro y asesinato del bebé Lindbergh después de recibir, en 1932, un rescate de $50,000. En septiembre de 1934, se encontró un certificado de oro por el valor del dinero del rescate con el número de placa del automóvil que pertenecía a Hauptmann. El juicio, ampliamente difundido y de corte sensacionalista, duró más de un mes y terminó con la condena a pena de muerte de Hauptmann.

1º de enero de 1863 – Entra en vigencia la proclamación de emancipación

El 1º de enero de 1863, entró en vigencia el segundo decreto que formaba parte de la Proclamación de Emancipación y que especificaba los estados en los que ésta se aplicaba. El primer decreto, dictado por el Presidente Abraham Lincoln el 22 de septiembre de 1862, había declarado la libertad de todos los esclavos en los Estados Confederados de América no controlados por la Unión antes del 1º de enero.

Inicialmente, la Proclamación sólo se aplicaba a los esclavos que habían escapado al territorio de la Unión. Sin embargo, como las fuerzas de la Unión fueron tomando paulatinamente el control de la Confederación, se concedió libertad a todos los esclavos existentes. Para el año 1865, alrededor de cuatro millones de esclavos habían sido liberados.