La ley de los “tres delitos” (codificada en 18 U.S.C. § 3559(c)), “ofrece un medio de sacar de la comunidad a los delincuentes más peligrosos y mantenerlos fuera de ella”, según afirmó el Departamento de Justicia. De acuerdo con la ley de los tres delitos, un acusado federal recibe una condena perpetua obligatoria si se lo condena por un ”delito grave y violento” y si dicho acusado tiene dos condenas estatales o federales previas, una de las cuales es también un “delito grave y violento’.”