Se Están Resolviendo y Archivando Los Casos Del Parche Anticonceptivo

Por Sandra Cassidy, asesora corporativa asociada de Counsel Financial Services
Sandra Cassidy Photo
Johnson & Johnson Inc. pagará $1.25 millones por la muerte de una joven de 14 años que sufrió la formación de coágulos sanguíneos en los pulmones después de usar el parche anticonceptivo Ortho Evra. Desde que fue lanzado al mercado en el año 2002, cinco millones de mujeres han usado el parche, y actualmente Johnson & Johnson se enfrenta a las demandas de 2,400 víctimas. Son veintitrés las muertes atribuidas a la utilización del parche, pero se cree que el número total de muertes es mucho más alto, dado que el 90% de los acontecimientos adversos no son denunciados. Hasta ahora, de las 23 muertes atribuidas al parche, 18 víctimas sufrieron la formación de coágulos sanguíneos y cinco, un ataque cardíaco o cerebrovascular.

De abril del 2002 a diciembre del 2004, 28,000 consumidoras informaron efectos secundarios asociados con el parche. En 2005, un médico forense atribuyó públicamente la primera muerte al parche, después de que una joven estudiante universitaria con dolor de cabeza y dolor en las piernas muriera camino al hospital. La autopsia reveló que un coágulo sanguíneo en la pierna había llegado hasta los pulmones. Después de este incidente, se inició la primera demanda colectiva a nivel nacional contra el fabricante Ortho-McNeil Inc. y la compañía matriz Johnson & Johnson Inc.

La mayoría de las demandas pendientes alegan que Johnson & Johnson no realizó las pruebas adecuadas al parche ni advirtió suficientemente sobre los peligros de éste. Además, alegan que los fabricantes estaban al tanto de los problemas de salud relacionados, ya que mucho antes de que el parche fuera comercializado se habían publicado resultados de ensayos clínicos desfavorables. Sin embargo, les restaron importancia a los riesgos y estuvieron dispuestos a seguir adelante a pesar del peligro.

Johnson & Johnson y Ortho-McNeil niegan haber tenido conocimiento sobre los problemas de salud y seguridad relacionados con el parche. No obstante, CBS News informa que los registros internos de la compañía, desde abril del 2002 hasta diciembre del 2004, demuestran que Johnson & Johnson tenía conocimiento de aproximadamente 500 incidentes por efectos secundarios graves relacionados con el parche.

En los últimos meses, Johnson & Johnson ha estado resolviendo casos y buscando la aprobación de los tribunales para archivar los expedientes judiciales conforme a una orden de confidencialidad. En mayo del 2006, un abogado corporativo anunció que la compañía estaba preparada para llegar a un acuerdo con todas las demandantes hospitalizadas por los efectos adversos del parche.

Corren riesgo mujeres de todas las edades, pero aquellas entre los 14 y los 35 años de edad tienen más probabilidades de sufrir un ataque cerebrovascular o de morir. Aparentemente, no existe un período de uso predecible antes de que se manifiesten los efectos secundarios. Algunas de las víctimas usaron los parches por muchos meses y otras, sólo unas semanas.

El parche anticonceptivo Ortho Evra es un cuadrado pequeño, de 1 3/4 pulgadas, con muchas capas, que se adhiere al cuerpo y libera las hormonas progestina y estrógeno a través de la piel hasta ingresar en el torrente sanguíneo. El parche se hizo popular porque se aplica, convenientemente, una vez por semana; sin embargo, se sabe que el estrógeno sintético liberado por el parche aumenta la coagulación sanguínea.

En 2005, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) advirtió que el método de liberación del parche puede causar coágulos y que libera 60% más de estrógeno que la píldora anticonceptiva. Un año más tarde, un estudio descubrió que el parche causa tres veces más coágulos sanguíneos que los anticonceptivos orales. Associated Press informa que un memorándum interno de Ortho-McNeil, escrito en el año 2003, muestra que la empresa se negó a financiar un estudio comparativo de la seguridad relativa entre diferentes métodos de liberación, dada la alta posibilidad de que el estudio descubriera las ventajas de la píldora sobre el parche.

Generalmente, los coágulos informados se forman en las pantorrillas, luego se desprenden y viajan a otras partes del cuerpo, donde se albergan y finalmente cortan el flujo sanguíneo. La FDA obligó a Ortho-McNeil a usar la máxima advertencia, de “recuadro negro”. Esta advertencia indica que el producto puede causar efectos secundarios graves o mortales. El gobierno federal todavía no ha sido persuadido para retirar el producto del mercado; sin embargo, muchos médicos están recomendando a las mujeres que dejen de usar el parche Ortho Evra. El Dr. Sidney Wolfe, director del Grupo de investigación de la salud de Public Citizen, sostiene que no existe evidencia médica válida que respalde el uso continuado de este parche.

Fuentes: