El tribunal de sucesiones determina la validez o invalidez de un instrumento presentado como testamento. Si el tribunal considera que el testamento es válido, supervisará la distribución del patrimonio basándose en las cláusulas establecidas en el testamento. En la mayoría de los casos, el difunto habrá designado un albacea en su testamento. El albacea designado supervisará la distribución de los bienes durante el proceso de sucesión testamentaria.

Si la persona fallece sin dejar un testamento, el proceso de sucesión del patrimonio se llevará a cabo de todas maneras. El tribunal podrá designar un administrador para distribuir el patrimonio. Luego, el tribunal de sucesiones deberá aprobar la distribución del patrimonio del difunto realizada por el administrador.