Bayer detiene las ventas de Essure

Read in English

Una rápida búsqueda de “anticonceptivo Essure” te dará una larga y preocupante lista de resultados, muchos de ellos señalando problemas con el dispositivo Essure y ofreciendo apoyo a mujeres que han sufrido lesiones. El volumen de resultados significa que, para cualquiera que haya estado siguiendo con atención la controversia surgida alrededor de este dispositivo intrauterino, los recientes anuncios de Bayer diciendo que detendrán las ventas no son ninguna sorpresa. El trayecto de la publicidad inicial hasta la salida del mercado ha sido rápido y tenso con un gran debate.

El dispositivo Essute, que fue aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) en 2002, se creó con la intención de ser un método de control de la natalidad permanente. Los profesionales sanitarios introducían el dispositivo, un conjunto de bobinas de níquel-titanio, en las trompas de Falopio de la paciente. A lo largo de los meses, el tejido cicatricial se formaría alrededor de las bobinas y bloquearía las trompas de Falopio, evitando así la fertilización. A diferencia de otros dispositivos de control de natalidad intrauterinos, Essure debería permanecer en su lugar permanentemente y se lo señalaba como la única solución anticonceptiva permanente para las mujeres sin cirugía y sin hormonas.

Bayer vendió el dispositivo internacionalmente. Desde el 2002 se implantó el dispositivo a más de 750.000 mujeres de todo el mundo. Sin embargo, hubo quejas desde el principio. Inicialmente, Bayer advertía a las pacientes que podían sufrir reacciones alérgicas al níquel, sufriendo picores, hinchazón y erupciones entre otras cosas. Varios grupos de asesoramiento informaron de problemas más serios, incluyendo cambios de peso, depresión, debilitamiento muscular, fatiga y perforación de las trompas de Falopio. A lo largo de los años, Essure ha ocasionado 16.000 demandadas y 27.000 quejas. Las quejas (y la persistencia de las mujeres defendiendo su salud) llevaron a la FDA a obligar a exponer un “black box” warning (alertando a los consumidores de los efectos secundarios potenciales más serios) en el embalaje del dispositivo en 2016. Con las ventas cayendo y la preocupación aumentando, Bayer decidió dejar de distribuir el dispositivo fuera de los EEUU en septiembre de 2017.

Finalmente, el viernes 20 de julio, Bayer anunció que dejaría de vender el dispositivo Essure a finales de 2018. Aunque la empresa mantiene que las investigaciones han demostrado que los beneficios del producto superan sus riesgos, las asociaciones de consumidores aseguran que los datos no apoyan esta afirmación. La decisión final de Bayer de retirar Essure del mercado de los EEUU, puede que no sea una admisión de responsabilidad, pero muestra el poder de la persistencia de la sociedad.