Estatutos de limitaciones de los casos de abuso sexual infantil

Read in English

Por Kathleen Davies

Tras el informe de un gran jurado sobre el abuso sexual ejercido por curas en Pensilvania, un legislador presentó un proyecto de ley para que estas causas no pudieran prescribir. En la actualidad, para casos de abuso sexual infantil, en Pensilvania es posible iniciar una demanda penal hasta que la víctima cumple 50 años de edad. Si bien, imponer limitaciones en casos de este tipo puede resultar preocupante, en realidad, el plazo de prescripción de Pensilvania es relativamente generoso. En algunos estados, este plazo es mucho más acotado. Veamos los siguientes ejemplos:

  • En Oregón y Washington, las víctimas pueden iniciar acciones judiciales hasta cumplir 30 años de edad.
  • Iowa, Kansas y Montana permiten un plazo de solo 10 años a partir de que la víctima cumple 18 años.
  • En Nevada, se puede iniciar una demanda penal hasta los 21 años de la víctima, si esta fue consciente o debería haber sido consciente del hecho al que fue sometida, o hasta los 28 años si no tenía forma de serlo.
  • Dakota del Norte tiene un plazo de siete años para iniciar acciones judiciales tras el hecho, o de tres años tras una denuncia inicial.
  • La ley de prescripción de Hawái estipula un plazo de tres a seis años para casos de abuso sexual de menores.

Estos plazos para iniciar acciones legales pueden parecer arbitrarios, incluso crueles si consideramos la gravedad del delito, pero estos límites estrictos no son universales. Por ejemplo, en la actualidad, hay siete estados en los que los delitos sexuales hacia menores no prescriben: Wyoming, Virginia Occidental, Virginia, Carolina del Sur, Carolina del Norte, Maryland y Kentucky.

Por otra parte, algunos de los fundamentos para la prescripción de las causas de delitos sexuales son convincentes. Es posible que las pruebas físicas y los recuerdos de un suceso se deterioren con el paso del tiempo, con lo que podría ser más difícil probar esos casos. Además, ampliar el plazo de prescripción de una causa no es tarea fácil: en 2003, el Tribunal Supremo dictaminó que California no podía aprobar una ley que extendiera de forma retroactiva el plazo de prescripción de un caso de abuso sexual infantil. En 1998, Marion Stogner fue imputado por crímenes cometidos entre 1955 y 1973. Cinco años antes, California aprobó una ley que permitía reabrir casos de abuso sexual infantil que habían prescripto, si la nueva demanda judicial se iniciaba en el transcurso de un año tras una denuncia policial. El caso llegó al Tribunal Supremo, donde con 5 de 4 votos se resolvió que la nueva ley hacía que el crimen de Stogner fuera “más grave de lo que inicialmente era” al someterlo a un castigo años después de la prescripción original del caso. Por lo tanto, es poco probable que los nuevos informes acerca de casos de abuso sexual del pasado deriven en un proceso judicial en estados con una ley de prescripción estricta, sin importar lo espeluznante que hayan sido. Sin embargo, es posible que, gracias a estos relatos, se modifiquen las leyes estatales en el futuro.

Kathleen Davies es redactora de GetLegal.com. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan, y ha ejercido el derecho e impartido cursos de redacción jurídica e incidencia política.