Derecho de Ancianos

Read in English

GL Elder Law Spanish

Asuntos Legales que afectan a los Jubilados

El campo de las leyes de ancianos se centra en las necesidades de las personas mayores y los problemas que afrontan. Generalmente, el derecho de los ancianos aborda tres preocupaciones generales:

  • Asuntos de cuidado a largo plazo, incluyendo la planificación del pago de los costos de la vida asistida o atención de enfermería en el hogar.
  • El efecto de las cuestiones de salud en la gestión de los asuntos personales.
  • Planificación y administración de haciendas.

Los abogados que se especializan en las regulaciones sobre los ancianos suelen abordar una amplia gama de cuestiones legales, incluyendo:

  • Cuidado de la salud y planificación de la atención a largo plazo.
  • Beneficios del gobierno (incluyendo Medicaid, Medicare y Seguro Social).
  • La toma de decisiones por parte de otros en nombre de la persona mayor (incluyendo poderes y tutela).
  • La capacidad de entender y tomar decisiones legales por parte de los ancianos.
  • Administración, herencia y administración de la herencia de un difunto (incluyendo fideicomisos, testamentos y sucesiones).
  • Impuestos (incluyendo bienes raíces, impuestos sobre donaciones y bienes).
  • Beneficios de jubilación (incluyendo beneficios de Seguro Social, incapacidad y veteranos).
  • Litigio de concursos y desafíos de sucesiones.

Asuntos de salud

A medida que envejece nuestra población, y como la medicina nos permite vivir más tiempo, más y más personas necesitan asistencia médica al final de la vida. Los costos de la vida asistida o cuidados de enfermería en casa pueden ser sustanciales, y sin una planificación adecuada, el patrimonio que tanto trabajo le llevó construir, puede ir a la empresa de atención, en lugar de a sus seres queridos. Hay maneras por las que puede proteger sus activos, y hay métodos alternativos para pagar los costos de la atención. Un abogado de ancianos le ayudará a determinar hasta qué punto los programas gubernamentales como Medicare, Medicaid y el Seguro Social pueden ayudarle a sufragar los costos de la atención. Un abogado con conocimiento sobre la Ley de Ancianos Americanos también puede ayudarle a poner los activos donde no puedan ser confiscados por los operadores de hogares de ancianos, y ayudarle a configurar otros planes para pagar la atención potencial, incluido el seguro privado.

Tutoría, conservatorias y compromisos

Si su salud se deteriora hasta el punto de que no puede manejar sus propios asuntos financieros, legales o comerciales, seguramente prefiera dejar establecido un plan en lugar de asignar esa responsabilidad a alguien de su confianza. Un abogado con conocimiento sobre la Ley de Ancianos Americanos puede ayudarle a tomar medidas cuando aparezcan estas preocupaciones. Usted puede establecer una tutela o curaduría que automáticamente entre en vigencia cuando se cumplan ciertas condiciones. Por ejemplo, si un médico declara que usted es incapaz de gestionar sus propios asuntos. Un abogado también puede asegurarse de que los procedimientos adecuados están preparados para establecer cuándo puede estar sujeto a compromiso civil, por su propio bien y el bien de su familia.

Planificación patrimonial

El objetivo del proceso de planificación de la herencia es tomar medidas para asegurar la distribución ordenada de su patrimonio en el caso de su muerte. Su abogado recopilará tanta información como sea posible acerca de su situación financiera, así como sus objetivos. Su abogado puede sugerir una o varias herramientas de planificación de bienes para cumplir con sus objetivos, incluyendo testamentos, fideicomisos, poderes y directrices de atención médica. En la formulación de su plan de sucesión, su abogado tendrá en cuenta una serie de cuestiones, incluyendo las posibles consecuencias fiscales, así como la facilidad de transferencia de activos.

La Ley de Ancianos Americanos

La Ley de Ancianos Americanos, promulgada en 1965, creó la Administración sobre el Envejecimiento, la agencia federal que aboga por los ancianos. La Ley provee fondos para servicios y programas que benefician a los ancianos y sus familias, así como medidas para ayudar a los ancianos a evitar cuidados institucionales, mejorar los servicios de nutrición y salud y coordinar programas gubernamentales para ancianos. Estos programas incluyen comidas a domicilio y servicios de nutrición, transporte, cuidado de día para adultos, asistencia legal, supervisión de hogares de ancianos y promoción de servicios de salud. Además, el Programa de Apoyo para Cuidadores Familiares provee servicios para personas que cuidan a enfermos crónicos o discapacitados.