Regulación testamentaria

Read in English

GL Heirship & Intestacy Spanish

Cómo es la distribución de su propiedad cuando no tiene un testamento o voluntad

Si usted muere sin voluntad o testamento hay buenas y malas noticias. La mala noticia es que no podrá establecer cómo se distribuye su propiedad. La buena noticia es que cada estado tiene leyes, conocidas como leyes de intestados, que rigen la transferencia de las propiedades en ausencia de una voluntad o testamento. Las leyes varían de estado a estado, por lo general dejando la totalidad o la mayor parte de su propiedad al cónyuge sobreviviente y / o a sus hijos.

Activos no cubiertos por las leyes de sucesiones

Las leyes de intestados generalmente gobiernan solamente aquellos tipos de propiedad que hubieran pasado por un testamento, si este hubiese existido. Ciertos tipos de propiedad pasan por separado, incluso si se ha ejecutado un testamento válido:

  • Propiedad mantenida conjuntamente: Si usted tiene una cuenta bancaria, inversiones u otra propiedad titulada conjuntamente con otra persona, la propiedad pasa automáticamente a esa persona después de su muerte.
    • Propiedad mantenida en un fideicomiso de vida: Si la propiedad ya estaba en fideicomiso al momento de su muerte, ya no la poseía, lo hacía el fideicomiso. Debido a que el fideicomiso sigue siendo válido, la propiedad permanece en el fideicomiso, sujeto a sus términos.
    • El seguro de vida: Por lo general, una póliza de seguro de vida especifica un beneficiario. La única vez que el producto de seguro de vida estaría regulado por las leyes de intestados es cuando el producto se paga a su patrimonio en caso de su muerte.
    • Fondos de jubilación con un beneficiario nombrado: Estos pasan de manera similar a los beneficios de muerte por seguros.

Distribución de la propiedad según las leyes de sucesiones

Como regla general, las leyes estatales de intestados solamente otorgan derechos de beneficiario a cónyuges, parejas domésticas registradas y parientes de sangre. Si el difunto estaba casado, el cónyuge sobreviviente obtiene un gran porcentaje de los bienes. Si no hay hijos, el cónyuge supérstite normalmente toma toda la herencia. Sin embargo, en todos los estados hay disposiciones que prohíben que las personas reciban activos si tratan mal al difunto. Además, las leyes estatales proporcionan orientación específica sobre el impacto de la separación o divorcio pendientes, el matrimonio de derecho consuetudinario y el matrimonio homosexual, así como los padres biológicos o adoptivos.

Los hermanos y los padres tienen derechos muy limitados según la mayoría de las leyes de intestados, con oportunidad de recibir los bienes sólo cuando no haya cónyuge ni hijos sobrevivientes. Cada estado tiene sus propias reglas con respecto a lo que sucede cuando ha fallecido un heredero específico.