Ley de Apelación

Read in English

Appellate Law

La Ley de Apelación regula las apelaciones presentadas ante los tribunales. Normalmente, todos los casos son juzgados en un tribunal de primera instancia. El resultado de un caso suele ser un juicio o un despido. Si una de las partes involucradas no está satisfecha con el resultado, esa parte puede apelar.

Mientras que las reglas de apelación varían de un estado a otro, la mayoría de los estados tienen procedimientos comunes. Las leyes de apelación sirven como guías para la apelación de los juicios, lo que determina una revocación del juicio y cómo se deben presentar las apelaciones ante el tribunal.

El primer paso para apelar una decisión judicial es la presentación de un aviso de apelación en un tribunal de primera instancia. Entonces se crea un registro de apelación, que contiene la información, del tribunal de primera instancia, que el apelante (la parte apelante) desea compartir con el tribunal de apelación. Un tribunal de apelación revisa la información presentada, conocida como sumario, para determinar si el tribunal de primera instancia siguió el procedimiento de conformidad con la ley. En respuesta al apelante, el apelado (la parte no apelante) puede presentar un escrito a favor de la decisión del tribunal de primera instancia. Después de revisar los escritos, el tribunal de apelación puede escuchar una exposición oral. En última instancia, un tribunal de apelación tiene la última palabra sobre el caso, pero sólo revertirá una sentencia si el tribunal de primera instancia cometió errores legales. El panel de apelaciones decide las apelaciones mediante una sentencia por escrito, detallando su decisión.

Una parte insatisfecha con la decisión de una apelación puede solicitar un tribunal de apelación superior (Tribunal Supremo estatal) que revise el caso. Sin embargo, los tribunales estatales no están obligados a tomar el caso.