Read in English

Legislación de bienes raíces

Las leyes que rigen los contratos de bienes raíces

Real Estate ContractsLa compra o venta de bienes inmuebles se rige tanto por la ley común (ley hecha por el juez), como por estatutos estatales y federales (promulgados por las legislaturas estatales o el Congreso). Como resultado, los requisitos para un contrato de bienes raíces válido y aplicable varían de un estado a otro.

Contratos de bienes raíces – Lo básico

Normalmente, una parte que desee comprar o vender una casa formalizará un “acuerdo de venta”. Esta es una relación contractual con un agente o corredor, que establece una amplia gama de términos como la tasa de comisión a pagar, la duración del tiempo en que la casa aparecerá en la lista de inmuebles a la venta, donde se mostrará la propiedad y cómo se mostrará la propiedad. En la mayoría de los casos, el acuerdo de venta es exclusivo, impidiendo que el comprador o el vendedor utilicen múltiples agentes o corredores al mismo tiempo. Debido a la naturaleza exclusiva de la relación, un corredor o agente puede tener derecho a una comisión, incluso cuando un comprador o vendedor complete la transacción sin la ayuda del agente.

Normalmente, el comprador de bienes raíces inicia la negociación, presentando una oferta para comprar los bienes raíces de acuerdo a términos específicos. El vendedor puede aceptar la oferta (en cuyo caso se habrá formado un contrato), o puede proponer nuevos términos en forma de contraoferta. La compra o venta de tierras se rige por el estatuto de los fraudes, lo que significa que tales contratos sólo serán ejecutables si están por escrito.

Las leyes estatales generalmente especifican qué provisiones deben aparecer en un contrato de bienes raíces. Aunque las partes pueden redactar un acuerdo desde cero, suele haber disponibles contratos modelo  disponibles en  las organizaciones profesionales de bienes raíces.

Como regla general, los contratos de bienes raíces tienden a llevar una serie de condiciones o requisitos que deben cumplirse antes de que el contrato se ejecute en un tribunal de justicia. Estos suelen incluir el requisito de una serie de inspecciones, una póliza de seguro, y la aprobación de la financiación. Una compra también puede estar condicionada a la venta de otros bienes.

La Ley de Equidad de Vivienda prohíbe la discriminación en las transacciones de bienes raíces por motivos de raza, color, religión, sexo u origen nacional.