Read in English

Prescription Drugs

Antes de que un medicamento recetado se pueda comercializar y vender al público estadounidense, debe ser aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA). Las empresas que buscan la aprobación de la FDA de un medicamento recetado deben realizar primero pruebas de laboratorio y en animales. Si estos estudios indican que el fármaco es seguro y eficaz, las pruebas deben hacerse con sujetos humanos.

Sobre la base de los resultados, la empresa puede solicitar la aprobación de la FDA, proporcionándole:

  • Documentación de todos los resultados de las pruebas
  • Información para demostrar a la FDA que el medicamento se puede fabricar sin riesgo de lesiones a nadie
  • La etiqueta propuesta para el fármaco, que debe incluir instrucciones sobre cómo se va a usar el fármaco, cualquier riesgo conocido asociado con el uso del medicamento y los usos para los cuales se ha demostrado que el fármaco es eficaz

La aplicación es entonces sometida a una revisión por médicos y científicos de la FDA para determinar si los beneficios potenciales superan los riesgos conocidos. Si es así, el medicamento se aprobará.

La lamentable realidad es que muchos productos farmacéuticos aprobados por la FDA demuestran efectos secundarios graves cuando se comercializan para el público en general. A menudo, los estudios clínicos realizados por las empresas farmacéuticas no incluyen un número suficiente de sujetos de prueba. En algunos casos, las compañías farmacéuticas ignoran u ocultan información de forma intencionada, que sugiere o demuestra efectos secundarios potencialmente graves.

Protección de sus derechos cuando ha sufrido efectos secundarios debidos al uso de un medicamento de venta con receta

Una reclamación por las lesiones sufridas en relación con el uso de un medicamento recetado, normalmente se enmarca en un caso de negligencia. Puede presentar una demanda como demandante individual, pero la mayoría de los casos de recetas médicas se presentan como acciones colectivas, en las que se une a otras personas que han sufrido lesiones similares, después del uso del mismo medicamento. En una acción colectiva, comparte el costo del litigio con todos los demás demandantes, lo que le permite obtener una compensación financiera con un gasto significativamente menor.