Read in English

Dog Bites

Como regla general, cuando le muerde o ataca un perro o un animal doméstico, tiene derecho a pedir una compensación por sus lesiones. Algunos estados comprobarán si el perro tenía un historial violento, pero muchos aplican la teoría de la responsabilidad objetiva, donde usted no tiene que demostrar que el dueño sabía o debía haber sabido que el perro podía ser agresivo o violento.

Para recuperar una indemnización mediante una reclamación de responsabilidad estricta, sólo tiene que demostrar que el acusado era el dueño del perro, y que el perro le mordió, causándole lesiones.

Algunos estados han promulgado lo que se conoce como la ley de “una mordida libre”. En esos estados, la primera vez que su perro muerde a alguien, el dueño no es responsable (a menos que tenga otras razones para esperar que su perro podría morder a alguien). Sin embargo, a partir de ese momento, el dueño está sobre aviso de la tendencia de su perro a morder, y es probable que sea responsable de cualquier ataque futuro realizado por su perro.

Indicios de que su perro puede tener tendencia a morder o ser agresivo

Si su perro ya ha mordido a alguien (incluyéndole a usted o un miembro de la familia), usted está avisado de la propensión del perro a causar lesiones. Otras situaciones, sin embargo, no son tan claras:

  • Comportamiento agresivo con otros perros: Los tribunales han sostenido constantemente que la manera en que los perros se comportan hacia otros perros no es una indicación de cómo se comportarán hacia los seres humanos
  • La raza del perro: Algunas jurisdicciones han promulgado leyes que identifican a ciertas razas (pitbulls, rottweilers, pastores) como perros peligrosos. En general, sin embargo, los tribunales no consideran ninguna raza específica como con un riesgo inherente.
  • Ladrar a extraños: Un perro que ladra a extraños no se considera un riesgo, si nunca ha amenazado a nadie.
  • Gruñir o chasquear a los extraños: Este comportamiento suele  considerarse como un aviso para el dueño del perro.

Excepciones a la Regla

Incluso en los estados que tienen leyes de responsabilidad estricta sobre las mordeduras de perro, hay situaciones donde usted puede ser absuelto de la responsabilidad si su perro muerde o ataca a otra persona:

  • La víctima estaba invadiendo su propiedad
  • La víctima provocó a su perro
  • Usted publicó advertencias adecuadas o avisó a la víctima sobre la naturaleza agresiva de su perro, y la víctima optó por no prestar atención a su advertencia. Por ejemplo, es posible que haya colocado un letrero que dice a otros que “Tenga cuidado con el perro”. Si es legible y claramente visible, y la víctima optó por ignorarlo, puede evitar la responsabilidad.
  • La víctima viola la ley de cualquier manera
  • La víctima fue negligente o descuidada, y esa negligencia causó o contribuyó al ataque