Profesores, armas y escuelas: Problemas de la ley local

Read in English

Recientemente, una pequeña escuela de barrio en el este de Pennsylvania se ha proclamado como la primera escuela de distrito del estado que permite a los profesores y otros empleados llevar armas ocultas en la escuela. La medida, que ha sido aprobada por el comité escolar de forma unánime, ofrece a los empleados un estipendio anual de 2000 $ y una cobertura de seguro de 250.000 $ para aquellos que participen voluntariamente en el programa. Los voluntarios tienen que participar en una formación sobre el uso de fuerza letal; la escuela de distrito establece que proveería de armas, pero que espera que los voluntarios se equipen ellos mismos.

Con el surgimiento de apasionados debates sobre la seguridad en las escuelas y cómo promoverla, algunos estados y escuelas de distrito individuales se han orientado hacia leyes que permitirían a los profesores llevar armas en las clases. En marzo de 2018, Florida se convirtió en el decimoquinto estado que aprobó una ley de ese tipo, uniéndose a Alabama, Arkansas, Colorado, Idaho, Indiana, Missouri, Montana, Ohio, Oklahoma, Oregón, South Dakota, Texas, Utah y Washington, que ya permitían (o animaban) a los profesores a portar armas. Los estados exigen cierto nivel de permiso o aprobación para los profesores que quieran llevar armas de fuego. En Idaho, Florida, Kansas, Missouri, Oklahoma, South Dakota, Tennessee, Texas y Wyoming, un trabajador de una escuela debe obtener la aprobación del comité escolar o el superintendente, mientras que en Kansas y Wyoming los trabajadores que quieran llevar armas de fuego deben obtener un permiso de porte oculto de armas. El resto de estados (Missouri, South Dakota, Tennessee y Texas) exigen que los empleados finalicen programas de armas de fuego.

Sin embargo, es difícil determinar en qué estado está la generalización de estas regulaciones, porque muchos estados (como Pennsylvania, que no tienen una regulación estatal sobre las armas ocultas en las escuelas) permiten a las escuelas individuales de distrito decidir si los profesores pueden llevar armas. Puesto que este tipo de reglamentos pueden florecer de forma local, los profesores armados pueden ser algo más común de lo que creemos.